Se trata de un programa innovador que ofrece no sólo la formación específica y ética sino también la acreditación oficial Superior de Director en Centros de Servicios Sociales de Castilla y León necesaria para dirigir un centro residencial que se desarrolla de forma presencial y que cuenta con un total de 152 horas distribuidas a lo cabo del año y que se complementa con práctica y trabajos específicos


Esta mañana se han entregado en el Centro Regional de Formación y Estudios Sociales (CREFES) a la segunda promoción de Directores Sociales de Castilla y León tras superar la formación realizada durante el año por la Federación de Atención a la Dependencia en Castilla y León, Acalerte, que forma en gestión comercial en residencias, el envejecimiento y los Servicios Sociales, las habilidades directivas, la ética aplicada a la gestión a los Servicios Sociales y la mediación. Materias impartidas por profesionales del sector y de organizaciones especializadas como Cermi, así como profesionales de los Servicios Sociales y especialistas como Ana María Rodríguez García, directora de Decanos Ávila,  José María Delgado, de Lacort, de Aitor Pérez Artetxe de Gerokon, o de la mediadora Almudena Alonso Brezos, entre otros muchos.

Se trata de un programa innovador que ofrece no sólo la formación específica, sino también la acreditación oficial necesaria para dirigir un centro residencial que se desarrolla de forma presencial y que cuenta con un total de 152 horas distribuidas a lo cabo del año que lleva celebrándose desde el pasado mes de mayo.

“Para nosotros que existan profesionales bien formados, dotados de las herramientas necesarias para gestionar y dirigir un centro relacionado con los Servicios Sociales es fundamental. Es la base para el desarrollo de sistemas que vayan acordes a los usuarios y den un paso más en sus historias de vida. No sólo estar al tanto de la normativa, sino también saben tener habilidades de mediación, y ética aplicada a este sector, son aspectos fundamentales del programa formativo que impartimos”, explicaba orgulloso de los alumnos Diego Juez, presidente de Acalerte.

La finalización del curso coincide en un momento clave de los Servicios Sociales, con la negociación del convenio colectivo del sector en un punto muerto, con cambio de Gobierno y la preparación de la Ley de Residencias en Castilla y León, una Norma con la que se espera se de estabilidad al modelo ‘En mi casa’, y “en el que se puedan dar pasos hacia delante”, añadía Juez.

NUEVO MODELO. El objetivo es dotar a los profesionales de las herramientas necesarias para mejorar la atención a las personas y ofrecer recursos a los profesionales. Destaca el módulo de ‘Atención Integral centrado en la Persona’ que va más allá de la atención, se atiende a las necesidades del individuo y abarca también al contexto del que forma parte. El curso ha ofrecido técnicas para trabajar con patrones de comunicación, los vínculos relacionales y también cómo adaptar la realidad de la residencia al nuevo modelo, desde los trabajadores, hasta los familiares, comenzando por lo más importante: LA PERSONA.

El nuevo modelo parte de que le atención a la persona con dependencia es correcto, y  partir de ahí, el modelo busca otras miradas, otros enfoques, para ir más allá de dar respuesta a las necesidades básicas, teniendo en cuenta las preferencias y el estilo de vida previo y, con todo ello, garantizar al máximo los derechos de las personas.

Para desarrollarlo, de forma paralela se han celebrado dos programas concretos sobre ‘Cómo elaborar la historia de vida y el proyecto de vida de un residente’, pasos fundamentales en el nuevo modelo. El objetivo principal de la ‘Historia de Vida es para emplearla’ como herramienta para la personalización de la atención, para dispensarla en coherencia con el proyecto de vida de cada usuario donde la persona participe y ejerza el control de su situación.

ACALERTE. Hay que tener en cuenta que uno de los principales objetivos de Acalerte es el de dotar a los profesionales de las mejores herramientas para conseguir que los centros que integran la Federación Regional sigan siendo en términos absolutos la mejor opción de calidad en una ecuación entre la renta disponible y medios humanos y técnicos habilitados por los centros.

Actualmente, Acalerte es la mayor organización de representación de empresarial de Atención a la Dependencia en la región y agrupa tanto a residencias de personas mayores como centros de día, empresas de ayuda a domicilio, tele asistencia, multiservicios y ayuda a la Dependencia.

Junto al servicio de formación dispone además de asesoramiento laboral, jurídico e información sectorial para los socios. Desde su nacimiento ACALERTE ha promovido la creación de una estructura asociativa provincial de conformidad con la división del territorio de nuestra Comunidad Autónoma a fin de facilitar la interlocución con las distintas administraciones públicas.