El presidente de la Federación Castellano y Leonesa de Atención a la Dependencia Acalerte ha acudido hoy a Madrid, para celebrar, junto a las agrupaciones de mayores que representan a más de cinco millones de personas de tercera edad, entre ellas CEOMA (Confederación Española de Organizaciones de Mayores), AESFAS (Asociación Española de Funcionarios y Amigos Sénior) y Mayores UDP (Unión Democrática de Pensionistas), y el Círculo Empresarial de Atención a las Personas (del que Juez es tesorero) al Congreso de los Diputados se felicitaban esta mañana a las puertas del Congreso de los Diputados para celebrar la aprobación de la enmienda promovida por CEAPs que ha logrado una bajada parcial del IVA del 10 al 4 por ciento en el acceso a Servicios Sociales básicos.

Concretamente, lo que se ha logrado es la aprobación de una reducción, al 4%, del tipo impositivo que se aplica a los servicios de atención a las personas dependientes y que cuenten con una financiación pública que cubra, al menos, el 10 por ciento de su precio, una medida que afectará a alrededor de 110.000 beneficiarios, pero que deja fuera a la otra mitad que aún deberán abonar un IVA diferente al del resto.

Algo que se ha conseguido mediante una enmienda a la Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2018, que había sido pactada por PP y PDeCAT.

Pero esta medida sólo beneficia a la mitad de los afectados por la paradoja del doble, así que CEAPs pretende que el Gobierno siga trabajando para que todos los usuarios paguen el mismo IVA.

“No se trata de aplicar una medida fiscal, sino de hacer justicia social” con esta idea,  ya que no existe justificación posible a que un mismo servicio, en un mismo lugar y a una misma persona, tenga una tributación diferente.

Se trata de lograr que todas las personas paguen el mismo IVA por acceder a los mismos servicios.

Para Diego Juez, presidente de Acalerte, se trata de “una gran noticia para Castilla y León y para los usuarios de los Servicios Sociales por la que hemos estado luchando desde hace mucho tiempo, y estamos satisfechos. Pero no lo estaremos del todo hasta que no exista igualdad para todos los usuarios. Es injusto que dos personas paguen diferente IVA por el mismo servicio y por eso nosotros trabajamos para eliminar las diferencias”.

Mientras que según explicaba Cinta Pascual, presidenta de CEAPs, “este es un momento de gran alegría, cuando les comenté a los usuarios beneficiarios que se había logrado aprobar la medida se sintieron muy bien,  y fue una satisfacción muy grande ver en sus caras el resultado de lo que hemos estado peleando. Pero también hoy se me queda en la boca el sinsabor de los que se preguntan porqué a ellos no les ha tocado. Y a ellos no los puedes responder”.

A esto Angelina Fernández, presidenta de Aesfas y de UDP Madrid, señalaba que “ya era hora de que se acabase con esta injusticia, pero que aún queda mucho para lograr que todos sean iguales”.

Mientras que Angel S. Quesada Lucas, presidente de Ceoma, señalaba que “queda mucho por hacer aún y lo que es bueno es que nos hayamos unidos todo el colectivo para esta iniciativa”.

Se da el caso, de que quién accede a la plaza de forma privada puede que esté en lista de espera para recibir el servicio, (CEAPs calcula que el 90 por ciento) y que por lo mismo, pagará durante su estancia en la misma plaza dos IVAs diferentes, sólo viéndose perjudicado cuando es el mismo quién pague la factura.

EJEMPLO PRÁCTICO. Actualmente, se da el caso de que dos personas que residen en la misma habitación de un centro concertado, con plazas financiadas públicamente y de acceso privado pagan por los mismos servicios y la misma realidad, dos tipos diferentes de IVA. El que abona la factura de forma privada paga el 10 por ciento y para el tiene reconocida la prestación por Dependencia y es la administración la que paga la misma, se le aplica el 4 por ciento de IVA.

Se da el caso, de que quién accede a la plaza de forma privada puede que esté en lista de espera para recibir el servicio, (CEAPs calcula que el 90 por ciento) y que por lo mismo, pagará durante su estancia en la misma plaza dos IVAs diferentes, sólo viéndose perjudicado cuando es el mismo quién pague la factura.