La opinión de Diego Juez
Presidente Acalerte

 

 

 

 

 

En una semana la vida política a dado un giro de 180 grados. Algo que no ha dejado indiferente a las personas mayores.

Si desde la Federación hemos luchado por bajar e igualar el IVA residencial privado del 10 al 4 por ciento (algo que se ha logrado parcialmente y que aún debe reafirmarse con la aprobación definitiva de los presupuestos) ahora nos enfrentamos a un nuevo cambio al frente de las políticas sociales a nivel estatal.

Durante estos días se ha hablado de Carmen Montón como nueva ministra de Sanidad, pero también lo es de Consumo y lo que es más importante, de Bienestar Social; es decir, de Dependencia. DEPENDENCIA.

 

Fue el PSOE de Rodríguez Zapatero quién creó esa Ley con el objeto de que se convirtiese en el cuarto pilar del Estado de Derecho, pero la falta de dotación presupuestaria, y la crisis la dejaron coja.

En Castilla y León la apuesta por los Servicios Sociales profesionales hizo que se siguiese generando empleo y que las personas mayores y/o con Discapacidad siguiesen atendidas, aún con la falta de financiación estatal.

Por ello, desde Acalerte, esperamos de la nueva ministra de Bienestar Social una dotación presupuestaria adecuada, la apuesta clara por la profesionalización de los Servicios y el apoyo a los nuevos modelos centrados a la persona y el respecto a una región donde la población está dispersa y la atención se ofrece en núcleos de población muy pequeños llegando hasta todas las personas.

Además, pedimos que en esa reforma del IVA se suprima definitivamente la doble paradoja y que todos los usuarios paguen el mismo IVA por el mismo servicio.